martes, 23 de agosto de 2022

NOR2022 - Día 1 - Tilcara - 23/08/2022

By G

El aéreo tempranero no estuvo mal. El avión se despegó del piso a las 6:40.

El aeropuerto Perico de San Salvador de jujuy y sus carritos tiradores de estática nos dieron la bienvenida.

Jujuy nos recibió con la noticia de que habíamos llegado un día antes del día del alquiler de alto.

Claramente costos extras y esperar en una cafetería fue lo único que pudimos hacer.
Mientras los nenes descrontolaron el lugar, nos sentamos a tomar un café . Personalmente me pregunte si iba a tener la conducta de escribir para este fugaz viaje. Ya veremos.

Mientras disfrutaba de mi rica medialuna, de reojo miré como L salia corriendo al baño con el grito de C diciendo "caca caca". Cabe aclarar que C dejó los pañales hace unos días y estamos en pleno proceso de adaptación a esta nueva sensación de tener un culito sin proteccion.
Lo malo es que cuando avisa, te da lo segundos justos como para que uno levante la cabeza, encuentre un baño, agarre las toallitas (dentro de lo posible) y salga corriendo hasta un hinodoro (también dentro de lo posible)

Esto le podría algo de picante a esta nueva aventura.

Luego de un reto, nos entregaron el auto que tenía unos 27 "detalles". Luego entenderíamos por qué...

Con una altura de 2000 metros, unos 24 grados (debe ser porque estamos más cerca del sol), y solo pantalón corto para los 4 comenzamos la aventura.

Nuestro primer destino, Tilcara.

Atentos a los carteles de derumbe, los chicos que se atravesaban en el camino, y las llamadas de alerta de C pidiendo pis, nos adentramos en el árido y rojizo camino.

Las montañas y el paisaje entretuvieron a las criaturas.

En los primeros 100 km nos encontramos con 3 accidentes. Y era de esperar..la ruta, si bien asfaltada, bastante golpeada.

Los mocos secos y los labios cuarteados nos dieron la bienvenida.

Ya hace unos meses B despertó un fanatismo por las piedritas. Le llama la atención las grandes, las chiquitas, las que brillan, las que no brillan, de un color, de otro... A medida que fue transcurriendo el día nos dimos cuenta que para él, esto era Disneyland.

Fuimos a la plaza de Tilcara a comer. En una esquinita de la plaza principal, el parador se llamaba "La peña de Carlitos". El escenario y el nombre nos indico que en algún momento se armaba el guitarreo. El escenario vacío no quedó.

Comimos unas empanadas de carne, unos tamales, un locro y una napo con fritas . Para L fue mucho. Yo no puedo decir que estoy a favor ni en contra.

Por la tarde, fuimos al pucará. Una fortaleza de unos 1200 años de antigüedad.

Agotados de nuestro primer día fuimos a buscar resguardo al que sería nuestro centro de operaciones para los próximos 3 días. Una pequeña cabaña incrustada en la montaña, rodeada de viñedos.














 

No hay comentarios:

Publicar un comentario