viernes, 9 de agosto de 2019

EU2019 - Día 8 - Cerdeña (Costa Rei) - 09/08/2019

by G

El plan era claro. Levantarnos las 8, estar afuera desayunados los 3 a las 9. Llegar a una playa al sudeste de la isla a las 10. Estar ahi hasta las 12:30 donde el sol comineza a ser mas fuerte. Aprovechar el medio dia para comer algo a la somra. Viajar 200km hasta una playa cerca del norte mientras B duerme su siesta en el auto. Llegar ahi cuando B se despierte. Bajar a la nueva playa a las 15:30. Estas ahi hasta las 18. Ir radiantes hasta al pueblo de Orosai (centro este de la isla), dejar las cosas, salir a recorrer. Volver a comer a las 21. A las 23 estar bañados y durmiendo.

Lo que pasó no fue tan asi...

A las 8 sonó la alarma pero nos levantamos a las 8:30. Nos bañamos, desayunamos algo, pero no sabíamos dónde ir. Nos tomamos unos minutos para investigar un poco y marcar un par de destinos.
9:30 despertamos a B... Lo despegamos de la cama y lo metimos en el auto. A las 10 salimos a la ruta.
Eran las 11:30 para cuando nos dimos cuenta que estábamos llegando a la playa sin comida. Fuimos al super, buscamos estacionamiento... A las 12 estábamos en la arena. A B le pusimos protector, le compramos una sombrilla, le pusimos su remerita para el agua y la gorra. El sol no iba a poder con él.


A la 13 comimos algo y a las 14 llegó la siesta de B.
Era tarde para arrancar para el otro lado...
B durmio como 2hs abajo de la sombrilla y ahi aprovechamos más el sol. Para ese entonces nuestro protector ya se habia ido. Nosotros no teníamos la remerita para el agua ni la gorra. Pero nada pasaría, pues el agujero de la capa de ozono es algo de hemisferio sur.

Claro




El agua super clara, a tal punto que te podes ver los pies aun teniendo el agua sobre el cuello.

Cuando B se despertó ya eran las 16. Decidimos jugar un poco en el agua para que no asocie la levantada de la siesta con la retirada.

A las 17 encaramos para la ruta. Sin tiempo para ver la segunda playa fuimos directo a Orosei.

B se paso las 2hs despierto en la ruta y atado. Se la banco bastante bien aunque por momentos se quejó. Estaba aburrido.

Para cuando llegamos a Orosei ya eramos fuego. Sí, estábamos recontra quemados. El protector de porquería y la amaldita capa de ozono. Maldigo a los aerosoles! Resulta que acá el sol también te quema y a nosotros nos dejó como un tomate a los 2. Para colmo, para no desentonar me puse una zunga. No saben como tengo las piernitas! Es que estaban muy blanquitas.

El departamento de Orosei se encuentra en medio del centrito. Rodeado de callejuelas empedradas donde los autos pasan con calzador de zapato.
Los lugares para estacionar... los huecos que tu imaginación te da. Dimos un par de vueltas (el centro ya estaba explotado, con su peatonal habilitada y gente dando vueltas), hasta que enganchamos a uno salir y ahí mándanos el 500.

El departamento que nos toco es espectacular! Hecho a nuevo con todos sus muebles y artefactos sin usar.
Nos bañamos y a las 22 salimos a dar una vuelta, pero la aventura duro poco. B ya tenía sueño y hambre por lo que volvimos, comimos y a dormir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario